Liderazgo y caballos

Los caballos son animales sociales, cuya posición jerárquica en el grupo está claramente delimitada. Tienen una extrema capacidad sensorial que les permite “leer” su entorno y anticiparse ante posibles amenazas. Por ello, los caballos necesitan formar relaciones y comunicarse con otros seres vivos y depositar la confianza en un auténtico líder. Cuando una persona interactúa con un caballo, éste último no se fja en lo que dice la persona, si no en lo que realmente está sintiendo, en sus verdaderas intenciones.

ESTAS INCONGRUENCIAS SON DETECTADAS POR EL ANIMAL Y EXPUESTAS ANTE NOSOTROS DE MANERA AUTOMÁTICA, CLARA Y SINCERA (el caballo no tiene ego, no miente, no manipula).

El caballo nos dará una visión de nosotros que puede llegar a sorprendernos. Por tanto, tendremos que obrar en consecuencia.

Sólo conseguiremos ganarnos su confianza, si ejercemos como auténticos líderes.
Por esta necesidad innata que tienen de confiar en otro miembro, se convierten en unos perfectos colaboradores para el desarrollo de las capacidades relacionadas con el liderazgo.

¿Para qué?

A través de la experiencia de observar las respuestas de los caballos a nuestras peticiones, cada persona aprende a comunicarse más efectivamente, a afrontar sus miedos, a mejorar su capacidad de influencia, a gestionar mejor el estrés y en general a desarrollar todas aquellas habilidades que en definitiva te llevan a ser un auténtico líder.
Fomentamos aspectos tan importantes para una compañía, como:
El trabajo en equipo. La creatividad. La toma de decisiones o la comunicación…